Noticias

Olorosas, feas, de hábitos nocturnos, nada simpáticas. Con todas esas características ¡nadie las quiere!. Pero claro, también, pocos las conocen realmente. Así grande fue el susto que se dio el vecino que mató a una mamá comadreja cuando observo que desde algo que se parecía a una bolsa que se encontraba en el abdomen, salían crías. ¡Hasta allí llegó su instinto depredador! Ese instinto que los humano solo atribuimos a los animales, pero que ellos utilizan por necesidad alimentaria y nosotros respondiendo a ¡vaya a saber en respuesta a que mecanismo de primitiva búsqueda de placer!. 

 

La tortuga pintada (Trachemys dorbigni) llegó de lejos, en la naturaleza se la encuentra en los grandes ríos del noreste Argentino y en la región no existe un hábitat que nos garantice la supervivencia. La única opción disponible si queremos acelerar el proceso es liberarla en alguna de las lagunas de nuestro complejo. Esa alternativa no es poca cosa, allí dispondrá de alimento ya que existen abundantes peces (madrecitas)  otras tortugas de su misma especie y la ausencia de depredadores (especialmente humanos) que la acechen. Todo esto no es poca cosa para una tortuga que tiene una nueva oportunidad. ¡Ella agradecida, nada lentamente como sabiéndose segura!

 

¡El placer de la obra realizada!. No solo se trata de liberar animales en riesgo, se trata de homenajear a la vida, una mulita (Dasypus hybridus) y una liebre (Lepus europaeus) que han viajado muchos de km. hasta llegar a nuestra institución, también merecen la libertad. Instituciones conservacionistas de grandes ciudades, como en este caso la ONG Animales de la tierra confían en nuestro compromiso y nos acercan animales rescatados en distintos procedimientos. 

 

Con la inestimable colaboración de nuestro amigo “Carli” Alberca el comprometido protector voluntario del área protegida de la laguna Alsina procedimos a realizar liberaciones y colocación de cartelería de advertencia, si, actividad en serio, ¡pala incluida!.

 Las beneficiadas en esta oportunidad fueron las vizcachas procedentes del ex zoológico de Bahía Blanca.

 

Por algunos despreciadas, por otros temidas, por nosotros valoradas, las culebras, también son parte de nuestra dedicación. Luego de una meticulosa tarea de incubación, cuando se producen los nacimientos y  luego de superado el emotivo momento de la eclosión, pasamos a otro momento no menos emocionante, ¡la liberación!, y una a una las recién nacidas son liberadas. Como se trata de la culebra verdinegra (Liophis poecilugyrus), que es de hábitos acuáticos y por lo tanto excelente nadadora, la suelta se realiza en una de las lagunas de nuestro complejo.

 
JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL