La tortuga pintada (Trachemys dorbigni) llegó de lejos, en la naturaleza se la encuentra en los grandes ríos del noreste Argentino y en la región no existe un hábitat que nos garantice la supervivencia. La única opción disponible si queremos acelerar el proceso es liberarla en alguna de las lagunas de nuestro complejo. Esa alternativa no es poca cosa, allí dispondrá de alimento ya que existen abundantes peces (madrecitas)  otras tortugas de su misma especie y la ausencia de depredadores (especialmente humanos) que la acechen. Todo esto no es poca cosa para una tortuga que tiene una nueva oportunidad. ¡Ella agradecida, nada lentamente como sabiéndose segura!